Caida del pelo – Encuentra ya soluciones a la perdida de cabello

Perdida de cabello

 

Recibe totalmente gratis en tu email nuestra completísima guía con los mejores consejos para evitar la caída del pelo desde el primer día.

La pérdida de cabello es algo perfectamente habitual en alguien que realice sus rutinas diarias de aseo, tales como lavarse, peinarse y cepillarse el pelo. Tal es así, que perder cabellos a diario es algo perfectamente normal, pues llegan a perderse hasta cien cabellos por día. No obstante, si una pérdida de cabello es muy notable y abundante, sobre todo si sucede a edades tempranas, es más que posible que se deba a cuestiones de herencia genética o a la existencia de alguna enfermedad, al exceso de estrés, a medicamentos muy agresivos, etc., factores que provocan la pérdida de cabello.

Sin lugar a dudas, la razón más común de todas para la pérdida de cabello es la genética, pues ya sea a través de alguno de los padres o de ambos inclusive, este es un problema que se hereda, pues se halla en el código genético familiar. Esto es denominado como “patrón masculino” o “patrón femenino” de pérdida de cabello o alopecia (término médico para designar la pérdida de cabello). Lo normal es que alrededor de los cincuenta años, la mitad de la humanidad presente algún tipo de síntoma de esta pérdida de cabello.

De entre todos los factores que pueden repercutir negativamente en nuestro organismo y traducirse en pérdida de cabello, destacan también los siguientes:

• Tratamientos medicamentosos muy agresivos (quimioterapia o radioterapia, por ejemplo).
• Estar sometido a un gran estrés mental y/o físico (de tipo laboral, familiar, etc.).
• Enfermedades o fiebres altas.
• Poco cuidado a la hora de peinarse o cepillarse el pelo (tirarse mucho del pelo hacia atrás para hacerse una coleta, apretarse mucho las trenzas, quemar el pelo con el secador, etc.)
• La dermatofitosis (comúmente llamada tiña), pues ataca severamente el cuero cabelludo, sobre todo el de los niños.
• La edad. A medida que uno se va haciendo mayor, la pérdida de cabello va en aumento, aparte de que deja de crecer, volviéndose también más débil y fino.