Caida del pelo – Encuentra ya soluciones a la perdida de cabello

alopecia androgenetica

 

Recibe totalmente gratis en tu email nuestra completísima guía con los mejores consejos para evitar la caída del pelo desde el primer día.

La alopecia androgenética (también denominada androgénica) es un tipo de alopecia producida por una pérdida continua de la cantidad de cabello y también por una disminución progresiva del grosor del mismo, llegando hasta el punto en el que el pelo llega a desaparecer por completo. Es el tipo más común entre la calvicie masculina, aunque en los últimos tiempos también se ha convertido en una causa muy importante en la caída de cabello femenina.

La concurrencia de 3 factores es la que provoca pricipalmente la alopecia androgenética:

• La herencia genética
• La acción de los andrógenos (hormonas masculinas) sobre el folículo piloso
• La edad

1/ La herencia genética: Este tipo de alopecia androgenética posee un claro elemento hereditario, sobre todo en el caso masculino. Asimismo, la edad a la que empieza este tipo de alopecia y su intensidad (la cual llega a ser diferente incluso entre miembros de la misma familia) quedan supeditadas a la génetica.

2/ Los andrógenos: Denominados comúnmente como hormonas masculinas, provocan la debilitación del pelo a través de una miniaturización paulatina del mismo, haciendo que los cabellos sean cada vez más finos y quebradizos, hasta que llegan a desaparecer por completo.

3/ La edad: La franja de edad más común en cuanto al comienzo de la alopecia androgenética suele ser de los 18 a los 30 años, aunque como es lógico aclarar, esto es algo que va en aumento con el paso del tiempo. Por eso, la estadística dice que la alopecia androgenética afecta a más de un 40% de los hombres de 18 a 40 años, mientras que sube hasta el 90% en los mayores de 75, independientemente de lo severa que ésta haya sido.

Otros factores a tener en cuenta en la alopecia androgenética, por tener también incidencia en su aparición, son una dieta inadecuada basada en unos hábitos alimenticios poco saludables, unos niveles altos de ansiedad y/o estrés (ya sea laboral, familiar, etc.) o tener déficit de alguna vitamina o sustancia básica para la correcta nutrición de nuestro organismo.